Ni Senna, ni Schumacher, ni Hamilton: por qué un estudio señala que Fangio fue el mejor piloto en la historia de la Fórmula 1

0
336
Cómo es el estudio matemático que pone al Quíntuple por encima de otros grandes campeones. Su modelo se puede aplicar a toda la historia. Quiénes son los verdaderos “maestros” de la Máxima en la era moderna. Los talentos que ganan las carreras debajo de los autos.

Este fin de semana Lewis Hamilton puede convertirse en el piloto más ganador en la Fórmula 1. Si el inglés vence en el Gran Premio de Portugal alcanzará las 92 victorias y batirá el récord de Michael Schumacher, a quien igualó en la última fecha. Hasta es un hecho que el piloto de Mercedes consiga en 2020 su séptimo título, empate al alemán y ambos sean los más campeones en 70 años. Cada vez que se logran estos hitos empiezan los análisis sobre quién fue el mejor de la historia. Según un estudio matemático de The Economist, ninguno de los dos tiene ese mérito sino Juan Manuel Fangio.

Comparar diferentes épocas siempre es un problema y más en el automovilismo con todas sus variables: por el avance de la tecnología y de los autos, los cambios en los circuitos, la variación del sistema de puntaje y porque es tal vez el deporte menos puro en cuanto al factor humano por la incidencia del medio mecánico. Éste punto da en la tecla a los casos de Schumacher y Hamilton que, más allá del talento de ambos, siempre se pone en tela de juicio que su dominio fue en mayor medida por tener el mejor auto. Aunque los dos supieron capitalizar con resultados sus herramientas.

infobae-image

Sin embargo, no hay nada como la frialdad de los números. Por eso el medio inglés realizó un modelo basado en el del matemático Andrew Bell de la Universidad de Sheffield, que es la columna estructural del documental de Netflix, “Fangio: el hombre que dominaba las máquinas”. Su estudio se llama “Fórmula para el éxito: Modelo del rendimiento de los pilotos y las escuderías 1950-2014”. Su resultado ya puso al Chueco por encima de todos.

En tanto que el trabajo de The Economist midió el impacto de los 745 pilotos en la historia de la F-1. Encuentra que los mejores años de Hamilton están muy por debajo de los de los grandes de todos los tiempos, pero también los de Schumacher. El análisis convierte los lugares de llegada en las carreras en puntos, utilizando el sistema 1991-2002: ganador (10 puntos), segundo (6), tercero (4), cuarto (3), quinto (2) y sexto (1). Los puntajes que se dieron fueron ajustados sobre efectos estructurales, como el número y el desempeño pasado de otros pilotos. Luego se dividió por el crédito entre los pilotos y sus autos. Hoy la categoría tiene diez escuderías, con dos corredores y coches cada una.

El homenaje de Mercedes-Benz a Fangio | Marketing Registrado / La Comunidad  del Marketing Deportivo

Por caso, Fangio ganó 49 de los 80 puntos posibles en 1956 (61% de efectividad). El modelo le asigna un 36% de puntos y un 26 a Ferrari, su equipo en esa temporada.

“Sin embargo, sus compañeros de equipo variaron. Y los corredores que compitieron junto a Hamilton o Schumacher tendían a obtener mejores resultados en esos períodos que en otros lugares. Si los ingenieros de Ferrari y Mercedes impulsaron al segundo piloto, probablemente ayudaron a sus estrellas en un grado similar. Debido a que la mayoría de los conductores cambian de equipo algunas veces, este método se puede aplicar a lo largo de la historia”, continúa el estudio.

Juan Manuel Fangio, 25 años del adiós del hombre que domaba a las máquinas  - Autofácil
Según el estudio, en el mano a mano entre Schumacher y Hamilton, prevalece el alemán. El Kaiser ganó 1,9 puntos más por carrera de lo que un piloto promedio hubiera logrado en los mismos eventos y autos, superando la marca de 1,8 de Lewis. Limitado este parámetro a sus cinco mejores años consecutivos de ambos, la brecha es mayor: a 2,7 unidades por carrera para Schumi y 2,0 para el inglés. Los dos quedan detrás de Fangio, Jim Clark (1960-1968), Alain Prost (1980-1993) y Sir Jackie Stewart (1965-1973). Pero figuran arriba de Ayrton Senna (1984-1994) y Alberto Ascari (1950-1955). Todos campeones mundiales.

El modelo empleado eleva a los grandes de otras épocas. Les asigna a los pilotos de la década de 1950 el 58 % de los puntos por sus equipos; mientras que hoy esa participación es del 19 %. Además, en los primeros años hubo pocas carreras: Fangio comenzó solo 51, frente a las 306 de Schumacher y las 261 que suma Hamilton.

El Chueco tenía su taller en Balcarce y armó sus coches para correr y ser bicampeón del TC en 1940 y 1941. Supo repararlos en los Grandes Premios que tuvieron miles de kilómetros. Al llegar a la F-1, a su manejo le puso el plus de su conocimiento en la preparación de los autos y por eso se adaptó a cuatro monopostos distintos para alcanzar la gloria. Puede decirse que fue la combinación perfecta entre el factor humano y el técnico.

 

Por Dario Coronel

DEJANOS TU COMENTARIO