Ganador por dos Súper TC2000: Matías Rossi cerró un fin de semana soñado en Córdoba

0
148

El piloto de Toyota Gazoo Racing ganó las dos carreras en Alta Gracia y aumentó su ventaja en el campeonato. Canapino (Chevrolet) y Risatti (Toyota), en el podio.

“Fue un fin de semana soñado”, sintetizó Matías Rossi sobre lo vivido en Córdoba, donde el Súper TC2000 desarrolló dos finales y ambas fueron ganancia absoluta para el piloto de Toyota Gazoo Racing.

Rossi comienza a disfrutar del esfuerzo de la casa japonesa en una temporada agotadora e inolvidable para él, que alterna sus participaciones en el Súper TC2000 y el Top Race nacionales con el Stock Car brasileño, en un ida y vuelta permanente junto con Rubens Barrichello en los difíciles tiempos de pandemia.

Y Rossi encuentra los resultados. Esta vez volvió a ganar con el Corolla en el Oscar Cabalén y se escapa en la cima del campeonato. La de este domingo fue una carrera que ganó de punta a punta, administrando diferencias y cuidando especialmente el neumático, ya que el fantasma de las roturas sobrevolaba el predio cordobés después de la tortuosa experiencia que pasaron el día anterior muchos competidores.

La largada fue accidentada y en este caso la primera curva fue escenario del toque de Canapino y Urcera. Los dos, pilotos de Chevrolet: Agustín, del equipo oficial, y el patagónico, con la estructura privada de Luciano Monti.

“Canapino me golpeó desde atrás. Sólo puedo decir eso, el auto de ahí se me cruza y luego me pega Santero en el desparramo”, explicó Urcera, que en los dos fines de semana en Córdoba demostró contar con un auto ganador, pero no pudo redondear con el resultado final.

“Entiendo que Manu no me vio, por eso se cerró. Yo venía embalado por la largada y no pude evitarlo. Fue feo porque se dio en un lugar y un momento peligrosos”, indicó Canapino.

Rossi se impuso en las dos carreras del fin de semana en Alta Gracia. (Foto: Mario Quinteros)
Rossi se impuso en las dos carreras del fin de semana en Alta Gracia. (Foto: Mario Quinteros)

Allí también se produjeron los despistes de Bernardo Llaver (Chevrolet) hacia la izquierda y de Matías Milla (el de Renault volvía tras padecer Covid-19) hacia la derecha. Antes de estos inconvenientes, Juan Manuel Silva sufrió la detención del Honda en la largada y fue esquivado por Matías Cravero.

A río revuelto, ganancia de pescador. Y ante esta situación, Ricardo Risatti fue el más beneficiado, ya que saltó desde la 9ª ubicación a la tercera, mientras que Rubens Barrichello subió a la cuarta posición.

Desde entonces, Rossi se encargó de mantener el ritmo de vanguardia, aunque siempre con la atención debida en el cuidado de los neumáticos, a sabiendas de lo acontecido el sábado, con la rotura de 13 cubiertas.

Por momentos, Canapino intentó acercarse en ese duelo casi personal que mantienen los referentes del automovilismo nacional, pero Rossi contaba con un margen que le permitía administrar las distancias y los tiempos.

Risatti volvió a hacer podio con un Toyota del equipo privado Midas, satélite del Toyota Gazoo Racing. Con sus resultados más las demostraciones de Urcera, queda demostrado cada fin de semana que en el Súper TC2000 los equipos privados pueden darles pelea a los oficiales.

El cuarto puesto finalmente quedó para Franco Vivian. Ese lugar fue ocupado durante casi toda la carrera por Barrichello, pero en la última vuelta el brasileño rompió un neumático delantero y apenas pudo llegar a la línea de sentencia.

Más atrás, los Renault de Pernía y de Ardusso pelearon por los últimos puestos puntuables. Hasta hubo toque entre ellos también, pero siempre dentro de lo legal.

Así como se destacó la escalada de Ardusso, que largó desde atrás por la desclasificación en la prueba cronometrada del sábado, el mismo ascenso tuvo Juan Manuel Silva, que sufrió la detención del Honda en la largada y luego, con paciencia, sabiduría y experiencia, escaló hasta la 10ª ubicación.

Rossi, entonces, volvió a ganar. Como en aquella carrera inaugural del Súper TC2000 en 2012, cuando dejó de ser TC2000, y se transformó en el primer vencedor de la disciplina, es el que acumula mayor cantidad de victorias. Y piensa en el campeonato que esta vez, producto de la pandemia, obliga a descartar tres eventos. Siempre es bueno sumar en todas, y puntos gordos, para que la eliminación de carreras sea lo menos dolorosa posible.

Matías Rossi juega en el podio después de su victoria del sábado. (Foto: Mario Quinteros)
Matías Rossi juega en el podio después de su victoria del sábado. (Foto: Mario Quinteros)

Ahora Rossi acumula 88 puntos contra los 60 de Canapino (le pesó el retraso sobre el final de la primera carrera por el neumático) y los 51 de Ardusso (todo se le hizo cuesta arriba tras largar desde atrás).

Toyota Gazoo Racing asoma entonces como el equipo referencial, lugar que hasta hace poco ostentó con solidez y perseverancia Renault. Pero nada está definido porque aún queda mucho por disputar. A fin de mes, el Súper TC2000 regresará a Buenos Aires, para continuar con la particular temporada.

“La diferencia inicial fue clave”

“Fue un fin de semana perfecto porque el equipo así lo logró. Pude aprovechar un gran auto al máximo. Fue espectacular por los dos triunfos en un mismo fin de semana”, comentó Matías Rossi, vencedor de las dos competencias que el Súper TC2000 disputó en Córdoba.

“Pude controlar la diferencia. Vi por el espejo que hubo un toque, con Urcera para afuera. Ahí saqué una gran diferencia y eso fue clave para cuidar los neumáticos. A partir de ahí lo administré y me favoreció en el cuidado de las cubiertas”, explicó el puntero del campeonato.

En tanto, Canapino comentó su segundo lugar: “Matías me controló la diferencia. Intenté lo que pude, pero acá en el Cabalén es difícil pasar. Rossi tuvo un mejor auto”. Sin embargo indicó: “Estamos cerca, nos falta una prueba y seguro podremos recortar esa diferencia. Estamos un pasito atrás pero estamos bien. Siempre es importante sumar”.

Ricardo Risatti, estandarte de los equipos privados al conducir un Toyota Corolla del equipo Midas, indicó: “Fue un fin de semana difícil, porque no pudimos girar en los entrenamientos. Pero la clasificación no fue mala y en carrera siempre caemos bien parados, porque tenemos un equipo técnico fabuloso”.

Sobre el balance del fin de semana, el piloto de Laboulaye destacó: “El sábado hicimos una carrera inteligente, pero a tres curvas del final se nos rompió el neumático. Esta vez tuve una buena largada, aproveché los toques en la primera curva y a partir de ahí avancé”.

Fuente Clarín.

DEJANOS TU COMENTARIO