La crioterapia en el tratamiento en la lesión y en recuperación postejercicio

0
248

La crioterapia se utiliza como una intervención física en el tratamiento de lesiones y la recuperación postejercicio. Tradicionalmente, el hielo se usa en el tratamiento de lesiones musculoesqueléticas, mientras que la inmersión en agua fría o la crioterapia de cuerpo entero se usa para recuperarse del ejercicio. En los seres humanos, el beneficio principal de la crioterapia tradicional es la reducción del dolor después de una lesión o dolor después del ejercicio. Se han demostrado reducciones del metabolismo, inflamación y daño tisular inducidas por crioterapia en modelos animales de lesión muscular; sin embargo, se carece de evidencia comparable en humanos. Es probable que esta ausencia se deba a la duración inadecuada de la aplicación de las modalidades de crioterapia tradicionales.

El frio – calor después de entrenar squash – Federación Madrileña de Squash y Racketball

Recientemente se ha publicado una revisión bibliográfica (Kwiecien SY y McHugh MP, 2021; Eur J Appl Physiol 20-abr; doi: 10.1007/s00421-021-04683-8) cuyo objetivo fue resumir la evidencia disponible en apoyo de los efectos de varias modalidades de crioterapia en el tratamiento de lesiones y recuperación del ejercicio y proporcionar recomendaciones basadas en la evidencia para la aplicación de modalidades de crioterapia tanto en el tratamiento de lesiones como en los escenarios de recuperación del ejercicio.

La nueva aplicación de enfriamiento con material de cambio de fase (PCM) a 15 ° C, se ha administrado durante 3-6 h con éxito después del ejercicio. Aunque la evidencia sugiere que el uso crónico de crioterapia durante el entrenamiento de fuerza mitiga el efecto del entrenamiento anabólico, la recuperación usando PCM no compromete la adaptación aguda. Por lo tanto, después del ejercicio, la crioterapia está indicada cuando se requiere una recuperación rápida entre sesiones de ejercicio, a diferencia de después del entrenamiento de rutina. En última instancia, la eficacia de la crioterapia como modalidad de recuperación depende de su capacidad para mantener una reducción de la temperatura muscular y del momento del tratamiento con respecto a cuándo ocurrió la lesión o cesó el ejercicio. Por lo tanto, para limitar la proliferación de daño tisular secundario que ocurre en las horas posteriores a una lesión o una sesión de ejercicio extenuante, es imperativo que la crioterapia se aplique en abundancia dentro de las primeras horas del daño estructural.

 

José López Chicharro

DEJANOS TU COMENTARIO