Cada vez más jóvenes. La nueva generación de la Fórmula 1 que asoma detrás de Mad Max Verstappen y el gentleman Leclerc

0
253

El holandés y el monegasco irrumpieron hace unos años y confirmaron sus cualidades en la pista. Pero no están solos.

Charles Leclerc y Max Verstappen, referentes de la nueva generación de la Fórmula 1. Foto: ANDREJ ISAKOVIC / AFP

Giuseppe Farina tenía 43 años cuando ganó el primer Gran Premio de la historia de la Fórmula 1​, hace 70 años en Silverstone. En esa temporada, el promedio de edad entre los pilotos era de 39 años y no era extraño que algunos superaran los 50, como Luigi Fagioli, quien con 51 escoltó a Nino en esa carrera.

El último GP de Austria, donde este fin de semana comenzará el calendario que dilató el coronavirus, contó con la primera línea de salida más joven de la historia: 21 años, 8 meses y 22 días. Aquel 30 de junio de 2019, Max Verstappen​ protagonizó una de las maniobras más elogiadas para superar a Charles Leclerc, quien había dominado la prueba por 69 vueltas, y ganar el trofeo.

De cara a una nueva temporada, el holandés y el monegasco son los líderes de la generación joven de la F1 -en la que se destacan otros tres pilotos menores de 22 años-, que convive con otros ocho sub-30 y apenas siete pilotos mayores de 30, de los cuales solo uno tiene 40 (Kimi Raikkonen​).

De los 10 equipos de la F1, solo en uno la pareja de pilotos pasó la barrera de los 30. Llamativamente, se trata del actual campeón y dominador de la categoría, Mercedes, que eligió la experiencia de Valtteri Botas para acompañar a Lewis Hamilton en lugar de promover a un joven piloto, como decidió Ferrari, donde Leclerc es compañero del cuatro veces campeón Sebastian Vettel​.

Los otros «veteranos» son Daniel Ricciardo​ (Renault, 30), Sergio Pérez (Racing Point, 30), Romain Grosjean (Haas, 34) y el mencionado Raikkonen (Alfa Romeo, 40), con diferentes realidades en cada uno de sus equipos.

Por el contrario, Red Bull​, líder entre las escuderías en la última década, optó por una dupla joven como la que conforman Verstappen y Alexander Albon, el piloto británico de ascendencia tailandesa que llegó a la F1 recién en 2018 (Toro Rosso), tras ser tercero con la Fórmula 2, y con 24 años es una de las jóvenes figuras que resalta cuando sale a pista.

Si bien su impacto fue distinto, y por eso pueden ser catalogados como referentes de la Nueva Generación, Mad Max y el gentleman Leclerc no están solos. Hay tres pilotos aún más jóvenes que siguen sus pasos y buscan destacarse sobre el resto: los ingleses Lando Norris (McLaren, 20 años) y George Russell (Williams, 22) y el canadiense Lance Stroll (Racing Point, 21).

La

Mad Max, el debutante más joven

Verstappen y su podio en el GP de Brasil del año pasado, uno de sus ocho trofeos de la F1. Foto: AP Photo/Silvia Izquierdo)
Verstappen y su podio en el GP de Brasil del año pasado, uno de sus ocho trofeos de la F1. Foto: AP Photo/Silvia Izquierdo)

Tenía solo 17 años cuando en 2015 se subió a un Toro Rosso para debutar en la Fórmula 1 e irrumpió para romper todos los récord. Rápidamente, se convirtió en el piloto más joven en conseguir puntos y también en el más chico en ganar un Gran Premio, a los 18 años y 228 días, cuando ya era piloto de Red Bull.

Su actitud sobresalió: ese holandés con cara de bebé se le animaba a cualquier piloto y a cualquier circuito. Sus maniobras, rápidamente, lo convirtieron en Mad Max, aunque ese apodo nunca lo divirtió. «Va a ser mi quinta temporada en la Fórmula 1, así que ya no hay excusas y tengo que ser maduro. Nunca fui ‘Mad Max’. Simplemente soy Max, un piloto que trata de obtener el mejor resultado para su equipo», dijo el año pasado.

Hijo de un piloto de F1, Jos Verstappen, y de una madre (Sophie Kumpen) que también se destacó por su velocidad en el karting, Verstappen acumula ya 31 podios y ocho victorias en el Gran Circo, al que llegó directamente y sin escalas desde el Europeo de F3.

Charles Leclerc, la joya de Ferrari

Charles Leclerc y su primer trofeo en la F1. Foto: JOHN THYS / AFP
Charles Leclerc y su primer trofeo en la F1. Foto: JOHN THYS / AFP

Nadie hubiera imaginado que iba a sacarle la butaca al último campeón que vio Ferrari. Pero Charles Leclerc es la joya de Maranello y por eso pudo ocupar el lugar de Kimi Raikkonen sin que el espacio le quedara grande.

Disipó las dudas cuando ganó consecutivamente en Bélgica e Italia. Incluso, al cabo de su primera temporada, ocupó la cuarta posición, superando por 24 puntos a su compañero, Sebastián Vettel.

Su vínculo con el automovilismo empezó a los cuatro años, gracias a la relación de su padre, el también piloto Hervé, con la familia Bianchi. Jules -fallecido en 2015 después de un accidente en el GP de Japón del año anterior- fue el gran espejo en el que se miró Charles, ocho años menor.

Nacido en Mónaco el 16 de octubre de 1997, antes de debutar en la F1 con Sauber en 2018, Leclerc ganó los campeonatos de GP3 y Fórmula 2 sucesivamente. En 2016 entró en la Driver Academy de Maranello pero no apresuraron su debut. Su ascenso se cocinó lentamente y su manejo dentro y fuera de la pista es elogiada por sus rivales.

Ahora, con 22 años, buscará no solo que lo respeten, también que le teman. Y nada mejor que intentarlo en el circuito en el que vivió una de sus decepciones más grandes, cuando perdió la final con Verstappen en el final: «En ese duelo se me escapó el triunfo por muy poco. A partir de ahí aprendí mucho y cambié el estilo de conducción, que se volvió más agresivo», valoró a horas del arranque de la nueva temporada.

El automovilismo británico no se reduce a Lewis Hamilton

Con seis títulos, Lewis Hamilton está a un paso de igualar a Michael Schumacher, el máximo ganador de la Fórmula 1. Sin embargo, el automovilismo británico no terminará en él, como no terminó en Graham Hill o James Hunt. Lando Norris y George Russell asoman como las nuevas esperanzas en la Fórmula 1.

Lando Norris, a la izquierda, junto a Carlos Sainz, en la foto oficial de McLaren. Foto: AP
Lando Norris, a la izquierda, junto a Carlos Sainz, en la foto oficial de McLaren. Foto: AP

Norris tiene 20 años y ocupa una de las butacas de McLaren, donde integró el programa de jóvenes pilotos durante dos años hasta saltar al Gran Circo. Su baja estatura y peso fueron un problema para el inglés cuando empezó en los autos de fórmula, algo que no había experimentado en su exitosa formación en el karting. Y hasta le costaron un grave accidente en Alemania, cuando se despistó y debió ser asistido para sacarlo del auto y trasladarlo a un hospital en ambulancia.

Pero pronto se adaptó y los campeonatos en Fórmula Renault 2.0, en su formato Eurocup y Northern European Cup, colaboraron para posicionar su nombre entre las promesas del automovilismo. Y en su temporada de novato en la F1 sumó puntos en 11 ocasiones y quedó a apenas tres puntos del top 10.

Es viejo conocido de Russell, quien le ganó el campeonato de Fórmula 2 en 2018, antes del debut de ambos en la F1. Este joven piloto de 22 años llegó a Williams impulsado por Mercedes, quien lo captó para su programa junior en 2017 luego de que ganara el título de GP3.

George Russell llegó a la Fórmula 1 en 2019.
George Russell llegó a la Fórmula 1 en 2019.

Si bien en su primera temporada no sumó puntos, Russell obtuvo consejos del mejor piloto del momento. «Tuve un pequeño consejo de Lewis hace unos dos años cuando estaba corriendo en F2. Me hizo pensar cómo sacarle un poco más [al auto]. Espero poder hacer que se arrepienta de darme ese consejo algún día», confesó el año pasado, en una conferencia de prensa que compartió con Hamilton.

«No voy a decir [qué es] aquí, pero eso fue una pequeña cosa que me ayudó a encontrar un poco más, lo que me faltaba al comienzo de mi carrera en F2, y que en realidad también fue empujado hacia la F1 y en realidad me benefició a medida que me mudé a la F1 y esa información desencadenó algo en mi mente», explicó quien espera que 2020 sea su año de despegue.

Lance Stroll, ¿el futuro compañero de Hamilton?

Lewis Hamilton y Lance Stroll durante una conferencia de prensa de la última temporada. Foto: AFP
Lewis Hamilton y Lance Stroll durante una conferencia de prensa de la última temporada. Foto: AFP

Lance es hijo del multimillonario Lawrence Stroll y su nombre en la Fórmula 1 estuvo desde un comienzo asociado al dinero. Pero el canadiense es algo más que eso. Williams lo presentó con 18 años recién cumplidos, antes incluso de que terminara la escuela o obtuviera su licencia para conducir. Ahora, a los 21 años y con un podio (tercer puesto) en su haber, el joven Stroll asoma como candidato para acompañar a Lewis Hamilton la próxima temporada en Mercedes.

A lo largo de su carrera, pasó por la Academia de Desarrollo de Ferrari, en 2010, y la Fórmula 4 europea, donde fue campeón. Fue piloto de pruebas de Williams, donde debutó y también se convirtió en el el piloto más joven de la historia en subirse al podio en su primera temporada, con tan sólo 18 años y 239 días, en el GP de Azerbaiján de 2017.

Desde el año pasado, ocupa una de las butacas de Racing Point, el equipo en el que invierte su padre y que desde el próximo año será Aston Martin, con las expectativas que ello conlleva, entre ellas la posibilidad de que peleen por un lugar Sebastian Vettel y Fernando Alonso, quien así podría regresar a la F1.

El cuarto puesto de la última campaña fue su mejor actuación, algo que buscará mejorar en este 2020 para dar el gran salto hacia Mercedes, donde lo ubican los rumores del mercado de fichajes, ese que tiene como gran incógnita el futuro de Vettel.

Fuente Clarín.

DEJANOS TU COMENTARIO