Alaphilippe se lleva la segunda etapa y el liderato del Tour de Francia y se lo dedica a su padre recientemente fallecido

0
132

El francés Julian Alaphilippe (Deceuninck Quick Step) se ha impuesto en la segunda etapa del Tour de Francia, con salida y llegada en Niza, de 186 kilómetros, y además se ha enfundado el maillot amarillo de líder.

Alaphilippe se lleva una bonita segunda etapa al sprint y es el nuevo líder  del Tour de Francia

En un esprint entre 3, Alaphilippe ganó con un tiempo de 4h.55.27, por delante del suizo Marc Hirschi (Sunweb) y del británico Adam Yates (Mitchelton Scott). La alegría del francés era notable, no sólo por lo sufrido de la victoria, sino porque pudo cumplir pronto uno de sus objetivos de esta edición del Tour: dedicarle una etapa a su padre, recientemente fallecido.

El trío protagonizó la última fuga del día, a 13 kilómetros de otro final en Niza, y Alaphilippe se supo mejor que sus rivales para calcular su ataque cuando el pelotón ya les pisaba los talones.

En el Paseo de los Ingleses se lució Alaphilippe, en su quinta victoria en el Tour, con un ataque al que apenas pudo responder Hirschi, ni mucho menos Yates, tras el ascenso final del Col des Quatre Chemins. Los 20 segundos que ganaron con el pelotón fue suficiente para descender a meta a por un sprint a tres.

Kristoff, primer 'maillot' amarillo del Tour 2020

La jornada asomó ya a los Alpes a las primeras de cambio, en una atípica segunda etapa, con las subidas el Col de la Colmiane y a Turini. Alexander Kristoff (UAE Team Emirates), líder de la accidentada inauguración, fue de los muchos que se quedaron muy lejos del pelotón en la segunda subida.

En su inicio, la etapa estuvo animada por Peter Sagan, Lukas Pöstlberger, Benoît Cosnefroy, Kasper Asgreen, Toms Skujins, Anthony Perez y Michael Gogl, fuga durante muchos kilómetros, con hasta tres minutos de renta, neutralizada a 40 kilómetros del final por el trabajo de Jumb-Visma al frente de un pelotón de 50 corredores por las pendientes más bajas de el Col d’Éze.

De nuevo hubo caídas, como la del ganador de la Dauphiné Dani Martínez (EF Pro Cycling) o la de uno de los candidatos, Tom Dumoulin, aunque sin consecuencias. El español Alejandro Valverde (Movistar Team) tuvo que cambiar su bici. En la tradicional llegada de la París-Niza, Alaphilippe dio emoción al máximo a su sprint, como la que sintió él al levantar los brazos y dedicar la victoria a su padre fallecido el pasado 27 de junio.

Para este lunes, la tercera etapa del Tour partirá de nuevo de Niza para terminar en Sisteron, con 198 kilómetros sin puertos y que, pese a un terreno irregular y quebrado, apuntan a llegada para los velocistas.

 

DEJANOS TU COMENTARIO